Contenido principal

  1. Inicio
  2. Tratamientos Profesionales
  3. Inyectables: neurotoxinas

NEUROTOXINAS

LOS TRATAMIENTOS INYECTABLES PARA AYUDAR A ALISAR Y SUAVIZAR LAS ARRUGAS




Los tratamientos con neurotoxinas como Botox®, Dysport® y Xeomin® se inyectan en la piel cantidades mínimas para relajar temporalmente los músculos faciales. Se utilizan principalmente para reducir o disminuir las arrugas y pliegues faciales. Las neurotoxinas también pueden servir como tratamiento para los espasmos del cuello o los ojos, la sudoración excesiva e incluso la vejiga hiperactiva.



PREGUNTAS FRECUENTES



¿QUÉ SON LAS NEUROTOXINAS?


Las neurotoxinas son el único método capaz de rellenar las arrugas que se deben a un movimiento muscular dinámico. Los rellenos dérmicos que pueden disminuir o incluso erradicar la apariencia de los pliegues de la piel al rellenar literalmente el surco o el pliegue, lo que los convierte en una solución maravillosa para las arrugas estáticas.

Reconocidas como uno de los procedimientos cosméticos más populares del mercado, las neurotoxinas, como el Botox®, se utilizan para tratar las arrugas dinámicas, las arrugas y los pliegues que resultan de las expresiones y los movimientos faciales repetidos. Durante el tratamiento, se inyectan neurotoxinas en el músculo para relajar los músculos hiperactivos que causan las arrugas. Como resultado, las expresiones faciales se suavizan y las arrugas se alisan o disminuyen. Las neurotoxinas se utilizan sobre todo para tratar los pliegues de la frente, las patas de gallo y las arrugas del ceño.

El descubrimiento del uso de neurotoxinas para congelar los músculos faciales con fines cosméticos se atribuye a Alastair y Jean Carruthers en la década de 1980. Jean, oftalmóloga, utilizó la toxina botulínica en pequeñas cantidades para tratar el blefaroespasmo, un parpadeo y espasmo incontrolable del ojo. Sus pacientes quedaron encantados al descubrir que uno de los efectos secundarios del tratamiento era la desaparición de las arrugas de larga duración.

Hoy en día, existen tres neurotoxinas principales: Botox®, Dysport® y Xeomin®. Las tres contienen la misma toxina activa, la botulínica. La diferencia entre las tres radica en la formulación. Consulte a su profesional del cuidado de la piel para determinar qué neurotoxinas son las adecuadas para usted y para desarrollar un régimen de cuidados avanzados en casa que le ayude a mantener y proteger los resultados.




¿PARA QUIÉN SON LAS NEUROTOXINAS?


Las neurotoxinas se han utilizado tradicionalmente como procedimiento antienvejecimiento. Hace unos años, la edad más popular para comenzar con las neurotoxinas era a mediados o finales de los 40. Hoy en día, son una adición popular a los regímenes de cuidado de la piel de los pacientes en sus 20. Cuándo y dónde empezar es algo que debe discutirse con un dermatólogo o cirujano plástico experimentado y de confianza que pueda evaluar con precisión su piel y describir los resultados que se pueden conseguir con la inyección de neurotoxinas.

Las inyecciones de neurotoxina no son para todo el mundo. No se recomiendan a mujeres embarazadas o en período de lactancia, ni a personas con determinados problemas de salud. Si está considerando la posibilidad de aplicarse neurotoxinas inyectables, es muy importante que consulte a un profesional del cuidado de la piel con una formación demostrada en medicina estética, una formación considerable y experiencia en la administración de inyecciones de toxina botulínica.




¿CÓMO ACTÚAN LAS NEUROTOXINAS?


Los tratamientos con neurotoxinas funcionan de la siguiente manera: las líneas faciales se dividen en dos áreas generales: dinámicas y estáticas. Las arrugas estáticas son las líneas de profundidad fina a media que siempre son visibles en la cara, incluso si están completamente en reposo. Estas arrugas son causadas en parte por la inflamación repetida inducida por el daño de los radicales libres de los agresores ambientales o por hábitos repetidos como la posición al dormir. Las arrugas dinámicas, en cambio, están directamente relacionadas con el movimiento y la manipulación de los músculos faciales.

Las neurotoxinas son proteínas que se inyectan en el músculo para relajar los músculos hiperactivos que provocan las arrugas. Funcionan bloqueando las señales enviadas por los nervios a los músculos responsables de las contracciones. Una vez bloqueada la señal, el músculo no puede responder, lo que suavizará y relajará la arruga asociada al movimiento. En otras palabras, una neurotoxina "congela" los músculos faciales, borrando las arrugas por completo o impidiendo que se profundicen.




¿QUÉ EXPERIMENTARÉ AL RECIBIR NEUROTOXINAS?


Los tratamientos con neurotoxinas, aunque son mínimamente invasivo, no es indoloro. Las neurotoxinas se inyectan directamente en las zonas musculares seleccionadas mediante una aguja de calibre fino. Muchos comparan la sensación con la depilación facial. Después de las inyecciones, son visibles pequeños puntos de sangre en los lugares de entrada, pero suelen desaparecer en pocas horas. No es infrecuente que se produzcan también algunos hematomas, enrojecimiento y/o hinchazón en los puntos de inyección.

Es importante que la zona tratada no se manipule de ninguna manera durante al menos cuatro horas o más después del procedimiento. Hacerlo puede mover la neurotoxina, lo que puede transferir el efecto a una zona que no se desea. El tiempo que tarda la toxina en empezar a "congelar" el músculo depende de la formulación, de la cantidad inyectada y de la rapidez con la que se propague la toxina en un determinado paciente. Por lo general, los resultados se observan en 7 días




¿CUÁNDO DEBO APLICARME NEUROTOXINAS?


Los tratamientos con neurotoxinas inyectables son adecuados para cualquier época del año ya que no causa sensibilidad al sol. Por lo general, se recomienda que los pacientes se salten cualquier rutina de ejercicio el mismo día de la inyección y que eviten acostarse durante al menos 4 horas después para garantizar que la toxina se asiente de manera uniforme. También es conveniente evitar los anticoagulantes, como el alcohol o la aspirina, durante un par de días antes y después del tratamiento. Por favor, consulte con su médico si está tomando medicación anticoagulante antes del tratamiento. La duración de la neurotoxina depende de la cantidad utilizada y de la rapidez con la que el organismo metabolice la toxina. Muchos usuarios informan de un periodo "activo" de 3-4 meses.




¿DÓNDE DEBO CONSEGUIRLA?


Los tratamientos con neurotoxinas deben conseguirse en un centro médico profesional. Aunque las neurotoxinas son un procedimiento cosmético no quirúrgico, requieren una formación, educación y habilidad muy específicas. Para evitar efectos secundarios inesperados o complicaciones, sólo deben ser administrados en un entorno médico por un profesional del cuidado de la piel con licencia. En particular, los dermatólogos o los cirujanos estéticos pueden tener más experiencia con la anatomía facial y la colocación de los músculos. A la hora de seleccionar un proveedor, es importante buscar un médico con una formación y experiencia significativas y un historial probado en la realización del tratamiento. Las fotos de antes y después de pacientes anteriores son otra buena forma de evaluar la calidad del tratamiento.




¿DEBO INCORPORAR UN RÉGIMEN DE CUIDADO DE LA PIEL EN CASA?


Los tratamientos con neurotoxinas requieren la incorporación de un régimen de cuidado de la piel en casa después de las neurotoxinas; en SkinCeuticals recomendamos siempre consultar con un médico experto para obtener la rutina de cuidado facial en casa adecuada a las necesidades de cada paciente.



PRODUCTOS RELACIONADOS

Mensaje de orientación
Para una mejor experiencia, gire su dispositivo