ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA DE LA PIEL
La piel es el órgano más grande del cuerpo y actúa como una barrera protectora. Su salud y la apariencia de la superficie se ven determinadas por factores ambientales, así como por la función de los componentes que forman sus capas inferiores.
Elige un tipo de piel o una problemática cutánea para conocer sus características fisiológicas.
Filtrar por
VASOS SANGUÍNEOS
Una red de vasos sanguíneos que se encuentra en la dermis y la capa subcutánea. Estos vasos suministran a la piel oxígeno y nutrientes. Los vasos sanguíneos intervienen en la regulación de la temperatura corporal.
Los vasos sanguíneos dilatados se vuelven visibles y son la causa del enrojecimiento de la piel.
Los capilares y otros vasos sanguíneos se dilatan.
VASOS SANGUÍNEOS
EPIDERMIS
Capa exterior de la piel que actúa como una barrera entre el cuerpo y el entorno. El estrato córneo, la capa superior, se compone de corneocitos (células muertas planas de la piel), que forman la barrera de la piel. La capa basal, la capa inferior, es donde se produce el pigmento.
La epidermis se desprende a un ritmo normal. Los melanocitos producen una cantidad equilibrada de pigmento.
La capa superior se engrosa, provocando que las células se adhieran unas a otras y obstruyan los poros.
La capa superior es delgada e irregular debido a la falta de hidratación. Las células se desprenden de forma ineficiente, se adhieren entre sí e impiden que las nuevas células de la piel lleguen a la superficie.
La capa superior es delgada e irregular debido a la falta de agua en ciertas áreas del rostro.
La superficie de la piel se enrojece y produce sensación de tirantez. Las terminaciones nerviosas están inflamadas.
Las células superficiales se desprenden más lentamente, causando un aspecto opaco.
Una descamación (desprendimiento de células) ineficiente favorece la obstrucción de los poros.
Los melanocitos producen un exceso de melanina en la parte inferior de la epidermis. En la parte superior de la epidermis la superproducción de melanina conduce a la aparición de manchas oscuras en la superficie de la piel.
Las células superficiales se desprenden más lentamente, causando un aspecto opaco. La capa superior es delgada e irregular debido a la falta de agua.
Las terminaciones nerviosas se sobreestimulan. Los capilares se dilatan, causando el enrojecimiento de la piel. La rosácea puede conducir a lesiones similares a las del acné en la superficie de la piel.
La superficie de la piel se enrojece y se irrita.
EPIDERMIS
DERMIS
La capa intermedia de la piel, que alberga los nervios, las glándulas, las proteínas esenciales, las enzimas y los glóbulos sanguíneos, actúa como «centro de operaciones» de la piel. Contiene colágeno y elastina, que brindan soporte y estructura a la piel.
Un colágeno y una elastina sanos proporcionan una soporte estructural sólido y elástico.
Las terminaciones nerviosas están inflamadas.
El metabolismo de la piel se ralentiza y afecta a la producción de tipos de células esenciales.
Las terminaciones nerviosas se sobreestimulan. Los capilares se dilatan, causando el enrojecimiento de la piel.
DERMIS
HIPODERMIS
Se encuentra bajo la epidermis y la dermis y se compone principalmente de grasa, vasos sanguíneos y nervios. Esta capa actúa como un cojín que, además, aísla el cuerpo.
HIPODERMIS
GLÁNDULAS SEBÁCEAS
Estas glándulas, ubicadas en la raíz de los folículos pilosos, producen grasa. Esta grasa o sebo impermeabiliza y lubrica la piel y el cabello. Las glándulas sebáceas están presentes en toda la superficie, salvo en las palmas de las manos y las plantas de los pies.
Las glándulas sebáceas segregan suficiente aceite para hidratar la piel sin engrasarla.
Las glándulas sebáceas se han agrandado debido a la sobreproducción de grasa.
Las glándulas sebáceas no producen suficiente grasa para lubricar la piel.
Las glándulas sebáceas se han agrandado debido a la sobreproducción de grasa.
La producción de sebo disminuye con la edad, lo que conlleva un aumento de la sequedad.
Las glándulas sebáceas se han agrandado debido a la sobreproducción de grasa.
Las glándulas sebáceas puede producir una cantidad excesiva de sebo, que provoca un aspecto graso.
Las glándulas sebáceas producen menos sebo después de las intervenciones cosméticas profesionales.
GLÁNDULAS SEBÁCEAS
ELASTINA
La elastina es una proteína esencial que confiere a la piel su carácter elástico tras el estiramiento. La destrucción de la elastina provoca la flacidez de la piel. La exposición al sol y las expresiones faciales reiteradas dañan la elastina.
Como la elastina se descompone a lo largo del tiempo, la piel pierde su firmeza y su carácter elástico.
ELASTINA
COLÁGENO
Una proteína esencial que presta apoyo a la piel y le brinda estructura. Es uno de los «ladrillos de construcción» de la base de la piel. La destrucción del colágeno produce las líneas de expresión y las arrugas. La exposición al sol es la causa número uno de deterioro del colágeno.
A medida que se degrada el colágeno y se ralentiza su producción natural en la piel, la estructura de soporte subyacente se debilita y aparecen las arrugas.
COLÁGENO
UNIÓN DERMO-EPIDÉRMICA
La UDE conecta la dermis y la epidermis. La UDE alberga una red de vasos sanguíneos que transportan los nutrientes de la dermis a la epidermis. La UDE se hace más fina con la edad, provocando que la piel sea más propensa a la flacidez.
La UDE se hace más fina con la edad, provocando que la piel sea más propensa a la flacidez.
UNIÓN DERMO-EPIDÉRMICA
SEBO
Esta sustancia oleosa se produce en las glándulas sebáceas. El sebo contribuye a impermeabilizar la piel. El sebo forma una película en la piel que retiene el agua en su interior y los agentes irritantes en el exterior.
Este aceite hidrata la piel y forma una película protectora.
La abundancia de sebo confiere una apariencia grasa o brillante a la piel.
La falta de sebo compromete la barrera cutánea y conduce a la sequedad.
Una distribución desigual del sebo provoca sequedad en algunas zonas y grasa en otras.
Los folículos se obstruyen con células muertas, sebo y suciedad.
La deshidratación de la piel puede ocasionar una sobreproducción de sebo, como consecuencia de verse despojada de las grasas naturales de la piel.
La producción de sebo puede reducirse mediante determinados procedimientos, dejando la piel seca.
SEBO
VASOS SANGUÍNEOS
EPIDERMIS
DERMIS
HIPODERMIS
GLÁNDULAS SEBÁCEAS
ELASTINA
COLÁGENO
UNIÓN DERMO-EPIDÉRMICA
SEBO