Contenido principal

7 consejos para hidratar los labios

La piel de los labios es una zona muy fina y delicada. Por su ubicación y características, esta delgada capa del tejido cutáneo está expuesta a diversidad de factores externos que afectan a su textura natural. Es común que toda persona haya presentado al menos una vez sus labios resecos o agrietados a causa del frío, el calor o bien por el contacto con algunos productos.

En este sentido, resulta importante destacar algunos consejos para evitar la resequedad en los labios frente a potenciales factores de riesgo. Así como algunas opciones para su hidratación y el mantenimiento de una apariencia fresca y saludable con el tiempo.

Mantenerse hidratado

Esta es una recomendación fija para la prevención de los labios resecos. La principal causa de los labios agrietados es la falta de hidratación integral en el cuerpo. Es importante, en consecuencia, beber abundante líquido a lo largo del día para tener esta zona de la piel mucho más saludable y con una apariencia fresca.

Si el ambiente en casa u oficina es muy seco, un humidificador también es un buen aliado, pues incrementará el nivel de humedad en el lugar y favorecerá tener unos labios mucho más humectados.

Adoptar hábitos saludables

Además de la hidratación, tener una alimentación balanceada, con presencia de antioxidantes y múltiples micronutrientes, favorece la regeneración celular de la piel, así como lo hace un buen descanso y la disminución de episodios de estrés.

A su vez, evitar el consumo de tabaco previene que la piel de los labios adopte una apariencia descuidada y poco saludable, generada a partir de su exposición a agentes nocivos.

Evitar lamerse los labios

Al estar resecos, un hábito por instinto es el de lamerse los labios para su rehidratación, pero esta práctica genera, por el contrario, resultados adversos. La saliva se evapora muy fácilmente, en especial cuando hay climas cálidos, lo que produce que los labios queden aún más secos que antes.

En otros casos, muchos tienden a lamerse los labios por costumbre y no logran identificar que esto afecta a la salud y a la apariencia de esta zona de la piel. Para evitar esta práctica, es recomendable utilizar bálsamos labiales sin sabor para evadir la tentación de hacerlo con más frecuencia.

Evitar productos irritantes

Algunas personas tienden a verse afectadas por el uso de ciertos productos cosméticos que contienen componentes irritantes para su organismo y que se reflejan en la salud de su piel. Es necesario que en estos casos los usuarios sepan identificar aquellos alérgenos que puedan estar presentes en productos y que traten de evitarlos.

Algunas fragancias o tinturas de bálsamos y labiales pueden perjudicar, ya sea con un uso breve o prolongado, la textura de la piel labial. Por lo que si se van a usar estos productos, se sugiere que los mismos sean de calidad comprobada.

Proteger los labios al salir

En épocas de climas inclementes de mucho frío o mucho calor, es necesario tener en cuenta algunas medidas para la protección de los labios. Ante temperaturas muy bajas se recomienda cubrir la boca con una bufanda, para así evitar que la delgada capa de piel de los labios se agriete progresivamente por efectos del frío. Por su parte, en elevadas temperaturas es recomendable el uso de bálsamos lubricantes y humectantes para disminuir el efecto de evaporación.

En ambos casos se recomienda el uso de algún protector solar diseñado para esta zona de la piel y su uso continuo mientras se esté expuesto al aire libre.

Aplicar productos naturales

Hay excelentes opciones que representan una alternativa de fácil alcance para personas interesadas en mejorar la salud de su piel labial. El aloe vera es utilizado ampliamente para el cuidado de la piel por sus propiedades humectantes y puede ser empleado como un bálsamo natural. El pepino, por su parte, puede aliviar la sensación de dolor tras estar agrietados, además de aportar frescura y humectación.

Para eliminar las células muertas de la piel debe evitarse el uso de los dientes o las manos, no solo porque pueden provocar heridas, sino porque además las mismas pueden infectarse. Una alternativa eficiente para ello es la exfoliación con azúcar moreno entre una o dos veces por semana.

Utilizar productos para su reparación y cuidado

Por suerte, la industria cosmética brinda alternativas eficientes y de calidad comprobada en la protección de distintas zonas específicas de la piel, como el caso de los labios.

Un ejemplo de ese caso es el Antioxidant Lip Repair de Skin Ceuticals, potente tratamiento que ayuda a combatir el daño producido en los labios por factores externos, al tiempo que suaviza y rehidrata dicha superficie. Esta opción está diseñada para todo tipo de piel y contiene dos potentes antioxidantes, como la vitamina E y la silimarina, que favorecen la reparación de los labios secos.

Para una mejor experiencia, gire su dispositivo